Facebook Twitter Google +1     Admin

llorada y carbajedo


http://llorada.blogia.com
Reseñas y Semblanzas Cabijeras

Temas

Enlaces


Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2013.

Desfile cabijero

20130902093853-la-collada.jpg

 

Desfile cabijero (Carbajedo)

 

   Un, dos, a La Collada

   Un, dos, a La Collada

    La Collada es la loma que limita el valle del pueblo y el de, en aquella época, las tierras de Matahaces y el propio monte que lleva ese nombre. Sale de la mitad de la falda de Peña Yen y va en pequeño arco hasta adentrarse en las matas del monte mencionado.

   Se subía hacia El Valle y nada más pasar las eras y el reguero se giraba a la derecha por las lomas de unos arenales hacia el Campo Santo, cementerio o Prao San Martín (1), para sin perderlo de vista llegar hasta cerca de su puerta donde, por curiosidad y por si acaso, nos asomábamos con un poco de recelo por la ventanita para confirmarnos que no había nadie, procurando por supuesto no perder de vista ninguna piedra del ya caserón derruido de entrada donde antiguamente se enterraba a suicidas y demás gente mala. Luego durante unos cuantos pasos más, hasta llegar de nuevo al camino de Los Barriales de arriba o de Matahaces, vigilábamos de soslayo, disimuladamente, como si no mirásemos, pero sí; vamos, para que “ellos” no se diesen cuenta, o bien para no mirarles a la cara por si los asustados éramos nosotros. Así que con estos pensamientos ya solo nos quedaban cincuenta metros hasta el otero final donde buscábamos nuestra casa y disfrutábamos, algunas tardes, de la magnífica vista del pueblo y de los picos de Los Janos a Peña Verde y Cerroso, mas los lugares de nuestros juegos: Canto La Piedra, Las Regadas, La Cañada, Canto El Burro, La Cuesta, El Ribero, Sierra La Cruz y un largo etcétera.

    La Collada era un lugar emblemático y atrayente lo mismo que el Canto San Martín y Cotomanombre por ser oteros fácilmente accesibles y con bella vista de Argovejo. Desde los dos primeros podías divisar y observar a la gente del pueblo y al mismo tiempo también ser observado. El último altozano respiraba más sosiego, soledad  y sombrío por su lejanía.

    Un, dos, a La Collada

    Un, dos, a La Collada

    En la recién estrenada Democracia, el primer día de estar en el cuartel, un subteniente nos dijo:

    - “Ahora ya no os salva nadie. Lo único para libraros de la mili es solicitar la incorporación a la Guardia civil”.

    Muchos años antes, en la Dictadura y en mi primer año de escuela, otra persona, con el auto título de Capitán, pero de sobrenombre “El Maestro”, nos formó disciplinariamente en La Plaza en columna de a dos, nueve por fila. Nos da las instrucciones, altanero, como siempre. Habla de nariz y tartamudea un poco. Tiene una vara de avellano en la mano derecha que le hace de sable. En realidad de sable desenfundado cuando lo llevaba hacia delante y de mosquetón cuando lo apoyaba en el hombro al desfilar. Ensayamos los primeros movimientos y al final realizamos la marcha definitiva.

   ¡Jamás había vivido tal experiencia!. Ahora que ya no me pueden arrestar diré que en principio no me gustó ese juego, pero cambié de opinión al llegar a la altura de las casas de Tiófilo y Ninfa por los comentarios y alabanzas que nos dirigían. Todavía me veo a metro y medio por encima de nuestras cabezas, dentro de la fila izquierda, hacia el final, desfilando por delante de la casa de Don Lucas, con orgullo, pecho fuera, cabeza erguida, elevando rítmicamente  cada mano a la altura del pecho, marcando el paso y repitiendo a coro continuamente:

    -  “Un, dos, a-lá collada,

         un, dos, a-lá collada…

    En esta ocasión era de tarde y por más señas Domingo. Hacía un sol espléndido y sereno. Se nos oía bien pues salió gente de casa de Tiófilo, que como siempre la mayoría estaban sentados en los poyos de la vestecha de entrada en el corral (2). Aquí nos dio el alto y quedamos firmes. Salió Chuche de casa de Ninfa (3); pasamos por delante de la de Margarita (4), seguimos por la de Justa que estaba detrás del cuarterón de la puerta (no recuerdo en esta ocasión que estuviese Fidel por allí) (5), hasta alcanzar la del Señor Cura y Camila (6). Otra parada para reorganizar y guardar distancia con los dedos de la derecha en el hombro del precedente y firmes. Ensayamos varias veces el saludo con los dedos a la sien, en deferencia a la autoridad que representaba el  Sr. cura. Don Lucas estaba muy sonriente y algo habló con nuestro Capitán que no alcancé a escuchar, pero ahora también reía nuestro jefe y le dio fuerzas para ordenar la marcha más altanero, arrogante y marcial..

- "¡Ennn marcha!"

-  “Un, dos, a-lá collada,

      un, dos, a-lá collada…

   Recuerdo que nos seguían algunos vecinos y sus comentarios eran de aprobación y admiración.

    - ¡Qué bien!, ¡Qué bien lo hacen!

    Entiendo que no era para menos pues “El Maestro”, recién salido de la escuela, aun no había ido a la milicia y lo hacía como un profesional.

      Continuamos calle abajo,

    -  “Un, dos, a-lá collada,

          un, dos, a-lá collada…“,

que en este caso ya ascendía, al lado de la casa de Julia (7) que también estaba a la entrada de su corral junto con Montse (8) y Agustín a la entrada de casa al fondo caminando hacia nosotros. No se veía a nadie por la calle de abajo hacia la  de Ustasio (Eustasio) así que subimos al Cantón, por la de Prudencio, con Engracia fuera y Aurora, David, su padre y su tía dentro de la sombra de los soportales; seguimos por delante de la de “la señorita Bertila” (9) que nos observó  a través de la ventana de su cocina, hasta la de Félix (10).

   - "¡Alllltó!

Nuestro Capitán habló con los dos de cabeza referente al camino a tomar y al final dimos la vuelta puesto que ya no se veían espectadores ni en casa de Mariuca, ni en la de Pidio (11), ni se oía gente en la calle que tira para el río, hacia las casas de Tío Miliano (12) y Leandro (13) ni por la otra calleja que bajaba a casa de Jesusa donde vivía con Cayo y Chuche. Y por “El Camino Encima” (ya sin público) pasando por la escuela y la casa de Orencio (14) hasta la de Goya que también salió a la puerta al oír la desbandada (15). Aquí

    - ¡Rompan filas!

    Y se acabó. Todos de nuevo saltando y voceando por el Caserón para La plaza.

    Años más tarde recuerdo que me sirvió esa lección inicial para ya tener que desfilar en fila de a ocho y en primera línea.

… y el sargento pregonaba:

    - “Un, dos, mucho tacón.

         un, dos, mucho tacón…

… Y yo me evadía viendo otro desfile en las calles de mi pueblo, con Miguel de capitán, (16) a Carlos y Daniel en primera línea, Santos, José Mary, Evaristo, Pedro, Ángel, Toño, Pedrito, Mili y a los más pequeños entre los que me encontraba hacia el final de la fila izquierda y en mi interior contestaba:

    - “Un, dos, a-lá collada,

         un, dos, a-lá collada…

 

 

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

(1) San Martín, parece ser que en su tiempo (La alta Edad Media) con iglesia o ermita y alguna casa. Es decir, una de las cuatro aldeas desaparecidas del término de Argovejo junto con San Juliano (por posible derrumbe o sepultado por alguna muelda o avalancha de tierra), San Martín de Pereda que fue la que más duró y mayor que las otras tres y otra en El Cañal. Todas posteriores a la aldea o castro preromano que existió en El Castro

(2) Tiófilo: Teófilo y Sabina, padres de Eloy -después marido de Dina (Digna)- y Pepe – después marido de Manolita- (que se parecían), Julita y Toña

(3) Chuche y Nati, padres de Jesús, Fonso y Rafa. Chuche era hijo del maestro D. Honorio.

(4) Margarita y Luis , padres de las gemelas Mary Luz y Milagros y de Luisín. Vivía con ellos Luz, hermana de Margarita.

(5) La tía Justa, viuda del padre de Fidel

(6) Don Lucas, el cura del pueblo y Camila sobrina y “El ama del cura”

(7) Julia, madre de una o dos monjas y de Montse

(8) Montse, hija de Julia y mujer de Agustín. Hijo José Antonio y demás que no conozco

(9) Prudencio, padre de Aurora, Engracia y David y el nieto, que también estaba en el desfile, Miguel Angel (Caqui en aquel tiempo, ahora igual es con K)

(9) Bertila: De edad avanzada, quería que la llamásemos Señorita Bertila porque era soltera. Persona inteligente, culta y peculiar. Vivía con su hermano Avelino también soltero. En las pillerías de entonces le tocábamos el hermoso aldabón de la puerta (una mano con una bola) y nos escondíamos.

(10) Félix y Oliva: padres de Vidines (Ovidio).

(11) Pidio: Elpidio y Leocadia, padres de Honorina (madre de Toña), Honorino y Angel que yo conociese.

 (12) Tío Miliano:  Hijos más conocidos son Emilio (casado con Oliva), Dario, entonces soltero, Pepe (casado con Irene y padres de Pepín el de el bar), Pilar (madre de Piedi - que casó después con  Pedro el de Emiliano y Teresa-, Jesús Eloy y Juanjo), Paca y Anselmo, entonces solteros

(13) Leandro: Padre de Ángel (después se casó con Paca) y Leandrín

El Camino Encima: la calle El Sol

(14) Orencio y Sara, padres de José Mary, Begoña, Carmina, Arturo, Laura y una o dos chicas más que no conozco.

(15) Goya (Gregoria) y Amancio, padres de Orencio, Gloria (madre de Pepín y Eli), Keti (Enriqueta), etc. No sé de quién es esta casa ahora, pero al lado debió de hacer otra nueva una de las mellizas de Margarita.

 

(16) El primer súbdito de “El maestro” por edad sería su primo Juan el de Miliano, pero no estaba, por lo que sería o Junio o  mediados de Septiembre, ya estudiando.

Miguel Peñacorada, hijo de Orio y Mila, hermano menor de Santiago, Floro y Pedrín (Pedro)

Carlos, hijo de Avelino y Patro, hermano de Gerardo, Loli, Angel y Sara

Daniel, hijo de Pepe Gómez y María, hermano de Mary Paz, Charo, Ovidio, Jesús e Inés

Santos, hijo de José y Delfina, el hermano mayor se llamaba Tibo que sufría alguna delpresión. Vivían al lado de El Pozo Regalao, hoy es jardín de la casa de Pedro Peñacorada.

Ángel, de Avelino y Patro. Hoy marido de Ana Mary la de Araceli

José Mary, hijo de Orencio y Sara

Evaristo, hijo de Elias (el madreñero) y Aurora. Su hermano más conocido era Elias, casado con  Gloria la de Goya, padres de Eli y Pepe.

Pedro, hijo de Emiliano y Teresa, hermano de Elvira, Tina (monja), Berta, Juan, Tere y Mili. Se casó muchos años después con Piedi

Toño, de Emilio y Oliva, hermano de Carmina, María Luisa, Nieves, Carlos, Mili y Olivina

Pedrito, de Marciano y Maxi, hermano de Amparito

Mili, de Emiliano y Teresa

 

Dedicado a Nacho Peñacorada al que no conozco: Promesa cumplida.

04/08/2013 01:35 llorada #. Desfile cabijero No hay comentarios. Comentar.

Sara y Orencio

20180924032045-pict0070.jpg

Recuerdos de Sara y Orencio - Carbajedo

 

Cuando muere una persona allegada a uno,  se va a acompañar a la familia y se observa un poco, se nota en cada uno de los asistentes fluir la persona interior. Desde quien no sabe que decir y permanece callado, sobrecogido, a veces rezando, hasta quien, visto el dolor de la familia, no hace más que hablar para distraer un poco, preguntando como ha sido y recordando anécdotas vividas con la persona difunta.

Aunque en presencia del hecho me comporto como las primeras, ahora aquí quisiera recordarlas por hechos acaecidos por los que mi familia les está agradecida:

 

No quería pararme ahora contando las veces que nos fiaron en la tienda. Pedíamos lo que necesitábamos y lo apuntaban en sendas libretas hasta que con la venta de algún animal podíamos pagarlo. Así estábamos una buena parte de las familias del Pueblo; las familias mineras se manejaban mejor. Quiero ahora pararme en otros acontecimientos curiosos en los que recibimos ayuda de esta familia.

.....................


Ya era rato de noche, habían tocado las campanas, se habían formado algunas cuadrillas para ir a buscarla por los caminos que salían del Pueblo y yo ya llevaba rato rebuscando a mi hermana pequeñita por toda calle y calleja. Después volví a casa no sabiendo donde más buscar y ya encontré varias vecinas consolando a mi madre. Al poquito recuerdo que llegó Sara - creo que la primera y única vez que entró en mi casa - sin aires de preocupación, muy dicharachera y animosa, diciendo que ella la iba a encontrar porque había sido la primera que había echado la Oración de San Antonio. Con aires de organizadora le dijo a mi madre que le enseñase la casa y al momento se hizo. 9 huecos abajo y 7 habitaciones arriba, hasta el desván se miró (todo lo habíamos ojeado ya varias veces). Volvimos a bajar a la cocina, estuvieron hablando un poquito todas las mujeres, tornó Sara a repetir a mi madre que estuviese tranquila que ella la iba a encontrar por lo de la Oración. Luego permaneció un rato callada pensando y al final me dijo muy resuelta:

- “Ven, vuelve a enseñarme las habitaciones”.

Cruzamos el pasillo del portal oscuro; a tientas y de punteras, elevándome un poco, le di al interruptor y  subimos la escalera (yo ya por enésima vez ese día),  tiramos a la izquierda, levanté la presilla que cerraba la puerta de entrada al desván, quizá porque allí solo había mirado una vez por el miedo que tenía, pero dijo que lo haríamos después. Se adelantó y entró en la primera habitación a la derecha, miró a ambos lados de la cama. Nada. Me aparté para que pasase a la habitación contraria que era doble y me quedé cerca de la puerta dispuesto a guiarla a las demás cuando terminase. Rápidamente fue hasta la ventana del fondo, miró alrededor de aquella cama, se acercó a la segunda, próxima a la puerta, que estaba sin hacer con el colchón doblado y limpio recién rehecho después de cardada la lana y  me aparté ligero porque  venía hacia la puerta muy decidida. Desapareció escaleras abajo diciendo: “ya apareció”. La seguí, pero al llegar al descansillo de la escalera me arrinconé porque un tropel de mujeres se abalanzaba escaleras arriba. Yo también me apuré, pero cundo llegué al pasillo ya vi, a través del hueco de entrada y de varias mujeres, a mi madre con la niña en brazos apretada contra su pecho y a mi hermana con el pelo revuelto y desconcertada de tal barullo mirando para todos los lados . Sé que no sabía si darle unos azotes o qué hacer porque una vecina dijo: “No la pegues que no hizo nada.” y otra: “Ahora no la pegues, lo importante es que apareció”.

La niña se había quedado profundamente dormida, entre aquel colchón doblado y la pared, encima de un trozo de lona (¿Mira que no despertar las veces que habíamos subido a buscarla…? ¿Y con dos años encaramarse a esa cama alta y sin hacer…?). A la otra mitad de la cama se le veía el somier de alambre desnudo. Por supuesto que ya habíamos mirado hacia allí varias veces.

--------------------

 

Cuando le dije a mi madre que había leído en la anterior Página de Argovejo lo de la muerte de Orencio me repitió lo que varias veces me había relatado: “Yo a Orencio le estoy muy agradecida. En una ocasión la única persona de Argovejo que me ayudó fue él”. Esto me ha empujado a relatar estos dos hechos.

---------------------

Se nos habían muerto unos gochos pequeños (así se llamaban entonces y se pueden llamar ahora), los habíamos enterrado, incluso recuerdo que yo puse encima de cada sepultura varias piedras, las más grandes que puede; pero una vecina nos delató y protestó por el pueblo porque los perros ¿? los habían desenterrado. Se lo comentaron a mi madre y rápido fuimos con dos azadas para volverlos a cubrir. Mientras yo tapaba un poco con tierra el que estaba descubierto mi madre fue a buscar ayuda y vino con Orencio. Los desenterramos, los metimos en dos sacos y los llevamos (yo solo le acompañaba con una lata) a la Cueva El Oso donde tiró los fardos, derramó la gasolina esparciéndola por encima y prendió fuego.

 

Un cariñoso recuerdo a sus hijos: José Mari, Begoña, Carmina, Arturo y Laura, que conocí y a, creo que las últimas de las que tuve noticia, Ángeles y Yolanda. Espero que todos vivan y supongo que habrá más descendientes, amén del resto de familia repartida por el Pueblo. A todos mucho ánimo y mucha Fe y Esperanza en que les veremos en el Cielo. Ahora nos toca rezar por ellos y por todos los difuntos de ese entrañable Pueblo.

12/08/2013 22:51 llorada #. No hay comentarios. Comentar.


Fábrica de madreñas

 

 

Más adelante

12/08/2013 22:52 llorada #. Temas Cabijeros No hay comentarios. Comentar.

Barrio Corea, Barrio Los Sucesos

 

 

Más adelante

12/08/2013 22:54 llorada #. Barrio Corea, Barrio Los Sucesos No hay comentarios. Comentar.

Carbajedo

 

 

Más adelante

12/08/2013 22:55 llorada #. Carbajedo No hay comentarios. Comentar.

La Chosca

 

 

Más adelante

12/08/2013 22:55 llorada #. La Chosca No hay comentarios. Comentar.

Cotomanombre. Etimología (Llorada)

20130813085948-cotomanombre.jpg

Cotomanombre

     Palabra curiosa para nombre de lugar y que se resiste uno a aceptar lo que fácilmente es entendible de ella.

     La raíz expresa un lugar reservado para algo, normalmente la caza o pesca (coto de), pero además lugar reservado para la leña u otro disfrute. Sabemos que todos los años quedaba acotado oficialmente un lugar en un monte del pueblo para cortar la leña los vecinos y aprovisionarse para el invierno. Es creíble del mismo modo que pudiese ser coto antíguamente cuando modernizaron las casas de techo de escoba para vigas y techumbres de las nuevas. Era más fácil arrastrar cuesta abajo los troncos de las hayas desde ahí que desde Condobrín o el monte Cebedo o Acevedo. Y también viene de Cotero (cot-o), lugar sobre, o lugar alto desde donde se divisa una zona adyacente más o menos extensa. Todos estos conceptos sirven y describen correctamente el lugar al que nos referimos. Más aun, también es un recodo del camino en la falda de Peña Esquilicia desde donde, por su vista espléndida, se puede controlar todo y respira, a pesar de su nombre, paz, sosiego y soledad.

    El problema viene al buscar la etimología de "manombre" que no se puede  descomponer  y nos perdemos, a no ser que con el paso del tiempo se haya ido omitiendo en la dicción alguna letra, como en la versión trasmitida por nuestros mayores que parece la más ajustada a la realidad. Según esto "manombre" viene de "ma-nombre", "mal nombre".

    Cuentan mis mayores que como desde Los Campiellos hasta aquí se subía por la varga al descampado, al llegar a este lugar ya se tenían ganas de hacer las necesidades que nadie puede hacer por otro y como en este recodo se controlaba si venía alguien por el camino, tanto de Llampas como de Los Campiellos, pues se aprovechaba por esa zona o un poco más adelante al refugio de las primeras hayas. Al mismo tiempo, cuando tocaban las vacas o la hierba en Llampas, todos los vecinos iban a la vez, por lo que había que aguantar las ganas hasta desfilar más tarde para el pueblo y aprovechar a descargar rápidamente en ese lugar antes de que llegase el siguiente. Lo mismo ocurría cuando iban a cortar algún haya. Ese trabajo duraba horas, consecuentemente en algún lugar había que hacerlo. Por tal motivo en algún momento para el que pasaba era desagradable el olor que por allí se sufría, así que una persona sencilla y con sentido común lo empezó a llamar “Coto Cagao”, nombre que no duró mucho debido a que como era demasiado explícito y mordaz, ante una situación como la de tener que mencionar dicho lugar delante de forasteros, ese nombre resultaba extremadamente vulgar, así que cuando se presentó esta situación, a una mujer se le ocurrió referirse a él como “Coto Mal Nombre”, reseña del anterior, para que “el que tenga oídos que oiga”, O "a buen entendedor con pocas palabras basta" , o bien, para que no lo entendiesen los visitantes, sí su marido y al contar después a los vecinos esa circunstancia tan embarazosa comenzaron a llamarlo así.

     Más tarde y con el tiempo, la costumbre y al decirlo deprisa perdió la ele (coto ma-nombre) y quedó con el actual: Cotomanombre.

    Menos creible, me parece, que nuestros antepasados quisieran tener tan limpio el pueblo como para acotar solamente para tal menester un lugar específico a un kilómetro, para tener que ir todos los días varias veces. Por eso este otro significado lo hemos descartado; además de que si "de tal palo, tal astilla", nosotros seríamos de pocas luces y está claro que no lo vamos a reconocer. Reseñar aquí, para unos cuantos Cabijeros modernos, que el acondicionamiento de un rincón de la casa para servicios no se generalizó en el pueblo hasta el último cuarto del siglo XX, lo demás igual lo pueden adivinar.

    Alguna versión más le doy, puesto que de niños en determinados juegos decíamos: “Acotado con pan y candado, el que me quite este sitio tiene más de mil pecados", o "... es un mal criado”, o cosas parecidas que venían de muy antiguo. Y eso era sagrado. Nos fastidiaba por no habérsenos ocurrido antes a nosotros, pero todo el mundo lo respetaba porque la palabra tenía el valor de la ley. No hacía falta escribirlo.

 ... de dos chavalotes, guajes en aquel tiempo, que estando con las vacas, o bien yendo y viniendo de Llampas, en sus juegos por Cotomanombre, a uno se le ocurrió  acotarlo para lo que pensamos cuando le llegó la necesidad y el otro le "chinchó" más, le picó más, diciendo que ahora era “Coto…” tal, con la palabra esa que me resisto a poner más de una vez y como resultado, dada su gracia y morbosidad juvenil, se generalizó el nombre, hasta que una persona mayor, con más vergüenza, apostilló e hizo la oportuna corrección y a partir de ahí ya nadie se sintió cohibido al nombrarlo por  Coto Mal Nombre, que también tiene su sorna, en vez de por su nombre propio "Coto...", ya sabéis.

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

    Hermoso lugar y coto.

 

 

 

 

 

 

 

 



 

     También para eso.



 

 

 

 



 

 

 



 

     - Yo nunca.

 

 

 

 

 

  

 

 

 

   - ¿O sí?

 

Por cierto, también es el lugar donde vi por primera vez un erizo, en nuestra tierra puercoespín, un anochecer cuando me llevó mi madre con Dina, todas preocupadas, en busca de una mujer que había ido con las cabras. A cada paso voceaban llamándola mirando hacia Los Janos. Este tema dio comentario para un tiempo y tuvo un desenlace fructífero y feliz en el que mi madre tomó parte. Cuando dábamos la vuelta hacia Llampas, ya de noche, un hombre nos gritó desde Los Campiellos que había aparecido.


13/08/2013 08:59 llorada #. Cotomanombre No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris